¿Cómo se tasa un edificio?

¿Cómo se tasa un edificio?

Para saber cómo se tasa un edificio hay que tener en cuenta múltiples variables sobre las características del propio edificio y del ambiente que le rodea. Hoy vamos a explicarte cuáles son estas variables y cómo pueden influir cada una de ellas en el valor final que se le otorgue a la construcción.

En primer lugar, debemos tener en cuenta que una tasación no es lo mismo que una valoración. La primera requiere unos métodos muy específicos y la medición objetiva de unas magnitudes tangibles. Por tanto, la tasación dará un valor fiable y definitivo. Sin embargo, la valoración es completamente subjetiva y no puede dar un dato definitivo (aunque, en ocasiones, sí aproximado).

En base al tipo de tasación que sea se tendrán en cuenta unos factores u otros. Sin embargo, para saber cómo se tasa un edificio de la manera más habitual solo vamos a estudiar los factores que se analizan en todos los tipos de tasaciones.

Cómo se tasa un edificio: aspectos a tener en cuenta

El estado del edificio

Este es uno de los factores que primero se analiza en cualquier tasación. El buen uso de las instalaciones, el mantenimiento de las áreas comunes y la higiene de las zonas de gestión de residuos son aspectos muy importantes a tener en cuenta si en un futuro próximo se va a realizar la tasación de un edificio. También se revisará el estado de los materiales con los que ha sido construido, el estado de la estructura y las últimas inspecciones técnicas que haya pasado.

Por otra parte, los metros cuadrados que ocupen las instalaciones del edificio serán tenidos en cuenta a la hora de aumentar o disminuir el valor de la tasación. No obstante, como ya veremos más adelante (y como los profesionales que conocen cómo se tasa un edificio saben muy bien) los metros cuadrados no valen igual en un lugar que en otro.

El equipamiento que posea el edificio también es un factor clave a tener en cuenta: ascensores, piscina, trasteros, terrazas, garaje, calefacción central, etc. Por ello, antes de realizar una tasación es importante llevar a cabo algunas obras que revaloricen el inmueble.

Zona en la que está ubicada el edificio

En dependencia del lugar en el que esté emplazado el edificio en cuestión, la tasación oficial dará un valor u otro al mismo.

Los aspectos a tener en cuenta son:

-Valor del metro cuadrado en la zona: un solo metro cuadrado de superficie en pleno centro de Madrid no vale lo mismo que uno en el centro de Jaén.

-Distribución de esos metros cuadrados: para saber cómo se tasa un edificio hay que tener en cuenta cómo está distribuida la superficie del mismo. Por ejemplo, no vale lo mismo una construcción que haya dedicado muchos metros cuadrados a terrazas que otro que los haya dedicado a zona de lavandería común.

-La demanda de viviendas en la zona: si un barrio se pone de moda y, de repente, hay una mayor demanda de lo normal para vivir en esa parte de la ciudad, los edificios tendrán un valor mayor. Por eso, en ocasiones los precios en una misma zona de la ciudad oscilan de una época a otra.

-Los servicios que tenga cerca el edificio: los supermercados, el transporte público, los colegios, farmacias o centros de salud que tenga cerca el edificio son fundamentales para decidir el valor que tiene en caso de tasación.

-El momento por el que esté pasando el mercado en el lugar donde está emplazado el edificio: como es lógico, en los momento de crisis el mercado inmobiliario está de capa caída, por lo que los edificios tasados tendrán un valor menor que en épocas de bonanza económica.

Esperamos que después de leer este artículo ya tengas una idea mucho más clara de cómo se tasa un edificio.

Back to site top