Minimalismo: simplicidad y sofisticación

Minimalismo: simplicidad y sofisticación

En Nueva York, en 1969, se inauguró la primera muestra de arte minimal, titulada Estructuras Primarias, basada en lo serial y la extrema simplicidad geométrica. En la actualidad se considera una tendencia o estilo cool  –frío y silencioso según algunos detractores– que implica un estado contemplativo y funcional,  inspirado en la simbología universal y modular de Mondrian y en el minimalismo musical del genial artista Kandinsky.

La pulcritud y perfecta serenidad que sugieren los muebles modulares de diseño minimalista, se deriva del uso de la formas geométricas básicas que facilitan la funcionalidad, y de allí su éxito hasta el día de hoy.

Decorar con estilo

Las pulidas superficies de aristas perfectas y nítidas, caracterizan el interiorismo minimalista, y hacen más fácil el mantenimiento del equipamiento de la decoración. Cuando se trata de comedores modulares, destaca una característica, y es que son increíblemente fáciles de limpiar y siempre ofrecen un inmaculado aspecto.

Esto se adecua a la perfección a la contemporánea obsesión por la higiene y el orden en todos los aspectos, más aún cuando se trata del espacio donde se habita. La reiterada fórmula, “menos es más”, se afinca en los criterios funcionales y la practicidad, que consigue un nicho perfecto en estos diseños minimalistas, simples y sofisticados, por su pureza de líneas y formas.

Los muebles modulares han creado tendencia -puesto que los pisos son cada vez más pequeños-, por lo que el espacio amplio que da la libertad de movimientos gracias a este tipo de mobiliario es muy codiciado dentro de los hogares. Así, el equipamiento modular facilita esto, cambiando la disposición y la forma, para ser utilizado de varias maneras en las que los límites los pone la imaginación.

La versatilidad ha ganado terreno en este sentido, pues su configuración se presta a composiciones casi infinitas por su libertad formal, con módulos que pueden ser personalizados según la actividad o la ocasión. Algunos poseen una horizontalidad muy marcada, que se equilibra con elementos verticales que le proporcionan altura y cierta esbeltez.

Se adaptan a todos los espacios y ambientes, sobre todo a los espacios reducidos que están invadiendo cada vez más la arquitectura de los apartamentos o viviendas. Usualmente, los muebles modulares no compiten con el equipamiento realizado a la medida, pues su coste es menor y su calidad los supera.

Siempre existe la posibilidad de adaptarlo al espacio en cuanto a tonos o materiales empleados, que ofrecen variedad y siempre existe la posibilidad de personalizarlos, pintando el fondo donde están adosados o complementándolos con una obra pictórica acorde con el diseño interior.

Comodidad y belleza en los muebles de salón

Marcel Breuer, Alvar Aalto, Ray y Charles Eames, sumados a todos los emblemáticos diseñadores escandinavos, siempre apostaron por las líneas rectas y puras, sin estampados, ni ornamentación. Los criterios y pautas de estos arquitectos y diseñadores de muebles se han convertido en referencia obligada y caracterizan los muebles de salón en la actualidad, que adicionalmente confieren orden y sobriedad a los espacios en donde se integran.

Los salones modernos con tendencia minimalista poseen la funcionalidad y practicidad que solo puede provenir de un excelente fabricante de muebles de salón. El diseño escandinavo data de la época entre las dos guerras mundiales, cuando comenzaron a simplificar las formas, haciéndolas cada vez más puras y otorgándole más funcionalidad, además se añadió la estética como valor.

Hacia el año 1954, cuando se realizó una muestra de diseño escandinavo que incluía muebles y distintos objetos para la decoración, fue cuando los países del norte de Europa se destacaron como pioneros en este estilo.

Suecia, Noruega, Finlandia, Dinamarca e Islandia comenzaron a ofrecer al mundo la belleza y versatilidad de sus diseños, que siguen inspirando a los diseñadores de hoy.

Estos diseñadores actuales aseguran que los tonos de color neutro, como el negro, el marrón o el gris en los muebles modulares son ideales para decorar, puesto que la discreción, la sencillez y la sofisticación funcional siempre deben prevalecer.

Se trata de no ocupar el espacio en su totalidad, para lograr una placentera sensación de amplitud, armonía y calma, que se traduzca en confort. Con el objetivo de adecuarse a las pautas y valores de una sociedad que cada vez cambia sus conceptos, en los que prevalece la sostenibilidad y la función. Este tipo de equipamiento para el hogar gana cada día más seguidores.

La calidad de los materiales es clave en la elaboración

Muchas veces en un mueble importa más su exterior que su interior, y que visualmente siga la tendencia. Pero es probable que la calidad de los materiales del mueble no sea totalmente recomendable. Sin embargo, el nogal se destaca como una de las maderas más nobles para la elaboración de piezas mobiliarias, como las de Nogal Yecla. Es un material de primera calidad, que al ser tratado, se traduce en un mueble para toda la vida, manteniendo sus características funcionales por muchísimo tiempo.

Al construir muebles, la madera es uno de los materiales más usados en algunos muebles como material sólido, o enchapado sobre un soporte más económico y más duradero, siempre condicionado por el tipo de madera que se emplee y las características o prestaciones que ofrece para construir.

El nogal, el roble o el castaño son muy utilizados para la fabricación de los muebles modulares. Se tienen en cuenta el color, su dureza y la durabilidad, al igual que su textura, que en muchos casos realza el diseño del mueble o permite más maleabilidad para algunos tipos de trabajos especiales. Para que los muebles sean de primera calidad, se debe estar seguro de dónde provienen y de que los fabricantes o constructores sean certificados y de completa seriedad en el oficio.

Por su color y textura siempre aportan un toque acogedor y cálido a cualquier espacio, sobre todo a los salones o comedores, donde se suele pasar mucho tiempo en compañía del grupo familiar y en muy distintas ocasiones. En Europa, el nogal se considera como una madera de las mejores, por su veteado y tonalidades tan características.

Soporta muy bien cualquier acabado y es muy fácil de trabajar, pues existen unos 30 tipos de esta madera y, como es sabido, en España es muy abundante.

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to site top