Micropilotaje en rehabilitación de edificios

Micropilotaje en rehabilitación de edificios

El micropilotaje a la hora de rehabilitar edificios es una opción que ha día de hoy esta cogiendo más fuerza a la hora de cimentar obras. Ya que es de gran ayuda a la hora de llevar acabo una construcción donde el terreno no ayuda.  Por eso desde Guiaarquitectura hemos visto adecuado hablar sobre este tema.

Gracias a la ayuda ofrecida por la empresa especializada en micropilotes, Piresa, en este artículo os vamos a explicar y a dar más información relacionada sobre este tema. Ya que es una empresa especializada en el ámbito del micropilotaje y recalces.

¿Qué es el micropilotaje?

micropilotaje plano

El micropilotaje o micropilotes son elementos de asentamientos o cimentaciones profundas. Con un forma circular y que poseen un pequeño diámetro. Este puede ser de hasta 350 mm. Estos tienen una alta de compresión. Los micropilotes transfieren las cargas del terreno en profundidad.

El micropilotaje se lleva acabo atreves de perforaciones en la superficie elegida. Hasta alcanzar la capa adecuada de cimentación. Para posteriormente, formarlas con acero y seguidamente rellenarlas con lechada de cemento o con mortero.

Las perforaciones antes nombradas se llevan acabo con tubos roscados de acero. Estos a su vez pueden extraerse o considerarse elementos perdidos.

La maquinaria utilizada para la realización de estos presentan bastantes ventajas respecto a la de los pilotes. Pues es más sencillo y maniobrable en espacios más pequeños. Lo que se traduce en reducir las deformaciones en estructuras vecinas. Además, son adaptables en suelos duros, heterogéneos y con obstáculos. Donde mantienen muy bien su verticalidad.

Usos frecuentes.

micropilotaje terreno

El micropilotaje suele utilizarse, principalmente, en recalce de estructuras y trabajos de cimentación. Donde abundan terrenos problemáticos o poco favorables, contención de taludes o estabilización, protección de frentes de avance de túneles, etc. También, estos suelen utilizarse para reforzar cimentaciones a la hora de ampliar edificios o sostener los cimientos ya existentes a la hora de excavar un sótano.

En la actualidad, existen varios tipos de micropilotes perforadores. Los cuales ofrecen algunas soluciones como hinca por disparo o también micropilotes con armadura autoperforante. Donde la propia armadura de estos constituye el varillaje. Lo que les permite a estos excavar hasta la profundidad del proyecto sin necesidad de realizar encamisado en el mismo.

Ventajas del micropilotaje.

Los equipos que se utilizan a la de construir micropilotes son de tamaño reducido, en comparación con los pilotes tradicionales. Lo que quiere decir que con estos se puede trabajar donde con pilotes tradicionales no .

Las perforaciones con los micropilotes no causan grandes perturbaciones en el terreno donde se trabaja. Siendo estas menos dañinas que para estructuras vecinas.

La conexión de los micropilotes a las estructuras existentes, al ser de menor tamaño, también son relativamente más sencillas. Además de que estas resisten cargas a partir de deformaciones pequeñas.

A la hora de instalarse estos no tienen ninguna problema ni inconveniente. Los micropilotes pueden atravesar sin ningún problema zonas rocosas o bastante duras.

Desventajas del micropilotaje.

La relación entre el costo y la carga admitida es mayor en un micropilote respecto a un pilote.

La calidad de los micropilotes depende mucho de la rigurosidad de los procesos de ejecución, por lo que es importante una buena supervisión.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar