Membranas para cubiertas: qué buscar y cómo identificar a las mejores

Membranas para cubiertas: qué buscar y cómo identificar a las mejores

Tener una empresa o negocio no es una tarea sencilla. El control que hay que llevar de los más diversos aspectos y la cantidad factores que entran en juego para convertirse en uno de los líderes de cada sector son muchos, muy variados y afectan a las más distintas áreas. Por ello, cuando del mundo empresarial se trata, hay que buscar siempre la manera de hacer las cosas de la forma más eficiente posible, sin realizar grandes inversiones de recursos y obteniendo un notable beneficio a cambio.

Esto se puede aplicar a cualquier aspecto que uno tenga en mente y va desde la maquinaria o herramientas especializadas que se necesitan para el desempeño de la labor particular del negocio hasta aspectos tan singulares como, por ejemplo, el revestimiento de las cubiertas del edificio o nave en el que se encuentra ubicado. Hasta el asunto que pudiera parecer más nimio en un primer momento puede cobrar especial relevancia cuando se estudia a fondo.

En el caso de las cubiertas, sin ir más lejos, se puede apreciar de manera inmediata que tienen un impacto tremendo en la sostenibilidad del edificio en términos caloríficos y aislantes, variando la temperatura y la durabilidad, entre otros factores, dependiendo del material que se haya utilizado en la construcción. Si bien para algunas empresas esto no será demasiado relevante, sin duda lo será en grado sumo para otras muchas.

Membranas impermeables, la mejor solución

Si se dispone de una gran superficie, unos almacenes o una planta de producción, sin duda interesará retocar la cubierta del edificio y cambiar su revestimiento por una membrana impermeable para cubierta como COOL-R, uno de los materiales para impermeabilizar tejados que más tecnología incorpora y que mejores resultados es capaz de ofrecer en un variado rango de áreas. Porque no solo supone notables beneficios en lo referente a la impermeabilización de cubiertas planas, sino que su instalación viene acompañada de mejoras a todos los niveles.

Con ella será posible obtener, al mismo tiempo que una excelente impermeabilización que asegure no sufrir humedades ni eventualidades del estilo, un excelente aislamiento térmico gracias a su reflectancia lumínica, una gran durabilidad contra el paso del tiempo y una muy buena protección contra incendios, ya que sus materiales no facilitan la propagación del fuego. Una serie de bondades que ayudará, por tanto, no solo a mantener en correcto estado la cubierta, sino que proporcionará grandes beneficios al negocio a la hora de hacer un menor uso del aire acondicionado o mantenerlo seguro en caso de incendio.

Estas son algunas de las razones por las que merece la pena replantearse el cambio del actual revestimiento que se esté utilizando y pasar a contar con uno como el mencionado. Si bien puede parecer un desembolso sin demasiado sentido en un primer momento, un breve estudio sobre el impacto y la relación entre costes y beneficio ayudará a ver de manera clara que es altamente recomendable sumarse al cambio por una de estas opciones.

Las mejores no son las más baratas

A la hora de seleccionar una empresa o membrana impermeable y aislante en particular resulta natural tener dudas acerca de cuál poner de las diferentes que uno puede encontrar en el mercado. Naturalmente, uno de los factores que determinará la decisión será el precio del mismo pues, especialmente en superficies de grandes dimensiones, este puede variar en gran medida entre las distintas alternativas que se estén estudiando. Sin embargo, la cuestión monetaria no debería ser la que prime de manera única sobre todos los demás puntos que son necesarios estudiar cuando uno se plantea poner una cubierta de este tipo.

Por encima de ella debería estar la calidad que se obtiene y cómo va a envejecer el material, entre otros, que permitan identificar de manera clara los beneficios que va a aportar al día a día del negocio. En este sentido, es necesario informarse de las pruebas y estudios reales llevados a cabo con el material en concreto que ayuden a probar sus especificaciones y características en un entorno físico, habiendo de disponer el vendedor de estos datos que pongan de manifiesto la fiabilidad de su producto. Si un determinado material aislante es de calidad y ofrece un desempeño óptimo, dado el coste y que no es un ámbito donde se realicen cambios de manera frecuente, es ciertamente más recomendable hacer uso del mismo que de una opción más económica que, tras poco tiempo, comience a dar problemas y malos resultados.

Back to site top