Flores, un clásico de la decoración

Flores, un clásico de la decoración

Más allá de gustos, modas o tendencias, las flores siguen siendo un elemento básico cuando hablamos de decorar una habitación, aunque, eso sí, también se han visto afectadas por los cambios de los últimos años, de ahí que sea posible encontrar casos como flores a domicilio Colvin, que ofrecen la opción de comprar vía online, sin necesidad de desplazarte hasta la floristería.

Que sea inmune a los cambios de tendencias, no quiere decir que las flores no tengan dentro de sí mismas múltiples variantes y opciones a la hora de emplearlas para dar un toque a la habitación. Existen tantas como personas o variedades florales.

El primer obstáculo que debemos superar es escoger entre flores artificiales o naturales. Lógicamente, las artificiales tienen puntos a favor como que no necesitan ningún cuidado, pero las reales tampoco se quedan atrás.

Para empezar, no es necesario recurrir a grandes centros florales. A veces, las buenas decoraciones se asientan sobre pequeños detalles, y en este sentido basta con un paseo por el parque para recoger algunas flores que den un toque de color (y olor) a la habitación, algo que difícilmente podemos conseguir con el plástico.

Escoger la ubicación

Reales o no, es importante saber dónde vamos a colocar esas flores. Existe una especie de regla no escrita, según la cual debemos situar las plantas en el centro de la mesa, el aparador y un mueble auxiliar, con lo que conseguiremos crear una especie de tridente floral.

Un aspecto en el que sí influye qué tipo de flor escogemos es, lógicamente, la luz. Las naturales deben ir en un lugar en el que reciban suficiente iluminación para que nunca pierdan ese toque que las hace tan atractivos para la decoración.

Es importante tener en cuenta que las flores naturales realizan la fotosíntesis, por lo que colaboran, aunque no nos demos cuenta, ha crear un ambiente más limpio y sano. Por este motivo, es una buena idea colocarlas en lugares donde nuestros hijos estén bastantes horas, o donde los propios adultos pasen mucho tiempo, por ejemplo una oficina o un despacho. A la larga, termina siendo más beneficioso.

Flores por San Valentín

Si hay un día donde las flores se convierten en protagonistas indiscutibles, ese es el 14 de febrero. Las flores de San Valentín son un clásico para muchas parejas, que las asocian como una muestra del amor mutuo.

Una vez más, vuelve a surgir el debate artificial/real. Por un lado, la rosa sigue siendo la gran favorita en estas fechas, por toda su simbología, pero la perennidad del plástico da un toque de ‘eterno’ a ese amor que se vincula con el hecho de regalar un ramo.

Imposible fallar

Aunque parezca fácil, la decoración floral es un arte y, como hemos visto, existen miles y miles de opciones. El lado bueno, es que es imposible fallar a la hora de utilizar las plantas para adornar nuestra casa. Por todo ello, no tengas miedo y lánzate a descubrir un nuevo mundo.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to site top