Diseñador de interiores, una apuesta ganada

Diseñador de interiores, una apuesta ganada

Pensar en reformar un hogar es, para la mayoría, estresante. La falta de conocimientos para ello, de tiempo o de experiencia pueden ser las causas más comunes. Por eso, siempre se recomienda acudir a un profesional para que el resultado final de la reforma sea más que perfecto. Comenta la interiorista Katrin Ackfeld, ubicada en Mallorca, especializada en diseño de interiores y la reforma de casas, que es de vital importancia crear individualidad y cumplir con las expectativas y necesidades de cada cliente.   

Ahorro de tiempo… ¡y de dinero!

Hay mucha gente a la que le intimida contratar a un diseñador de interiores porque da por hecho que hacerlo es caro. Sin embargo, los honorarios del profesional rondan solamente entre el 10 y el 15% del precio final. Asimismo, puede conseguir precios únicos a los que no toda persona puede optar y, a la larga, trabajar con un profesional de este tipo supone una reducción notable en gastos.

Por otro lado, se ahorra mucho tiempo contando con la ayuda del diseñador porque, además de conocer todo el mercado, evitará que el cliente cargue con la responsabilidad de estar pendiente de envíos, compra de material y demás, cargos que podrían suponer una pérdida de tiempo para la persona interesada en una reforma. Eso sin contar con el proceso de “prueba y error”. Gracias a contar con un diseñador, se puede ver una vista previa de las ideas en mente.

Una casa única y diferente

Ya sea un proyecto grande o pequeño, acudir a un diseñador de interiores es siempre una buena idea si lo que se busca es singularidad. Está muy bien tener referencias, pero solo sacará el cliente un máximo partido a su nuevo hogar si cuenta con profesionales. Se ajustarán a sus necesidades, gustos y a su presupuesto haciendo especial hincapié en los espacios de los que dispone la casa, la iluminación y los materiales utilizados para una máxima durabilidad.

Contratando a un diseñador de interiores, se tiene la certeza de estar sacando el máximo partido a la casa a reformar. Por muy buen criterio que tenga el dueño o la dueña de la casa, siempre tendrá más ojo y conocimiento un profesional. Además, la practicidad y funcionalidad en un hogar es importante para todo el mundo. Un diseñador de interiores ayudará a conseguir aquel mobiliario que, además de ser estéticamente perfecto y cómodo, sirva para mantener la casa ordenada y evitar “trastos” innecesarios y que restan espacio.   

Adiós a las dudas

En la primera toma de contacto con el diseñador es donde se debe plasmar la idea que se tiene en mente. Y, si esta no es del todo clara o se tienen dudas, el profesional ayudará a resolverlas. Además, el diseñador de interiores hará un estudio exhaustivo sobre los gustos y necesidades del cliente para plasmar a la perfección lo que este había pensado.

También es común encontrarse con un proyecto de clientes (como por ejemplo, familias) que, entre ellos, no se ponen de acuerdo. Es aquí cuando el profesional hace de mediador e intenta representar en el resultado final las ideas y deseos de cada uno de los que compondrán esa casa.

Resultados de calidad

Al finalizar el proyecto, el cliente notará la profesionalidad y entenderá que el coste presupuestado no está nada alejado de la realidad y que, si hubiera optado por la opción de realizar esa reforma por su cuenta, el coste de la obra sería mucho mayor. El interiorista no solo intenta que salga rentable a nivel económico asesorando al cliente, sino que además, administra el tiempo de manera correcta para llevar a cabo las diferentes gestiones y trámites derivados de las diferentes actividades. En resumen, consiguen el resultado de calidad que el cliente esperaba desde un principio.

El interiorismo en España

Conforme pasan los años, el interés por el interiorismo en España va creciendo notoriamente. Dicho interés ha hecho que muchos opten por contar con la ayuda de interioristas. Además, profesionales del sector apuestan a día de hoy por el impulso del interiorismo español y es en muchas ciudades del país donde se celebran showrooms para conocer sus obras de arte.

Una showroom es una exposición en la que se comparten y exhiben las novedades de diferentes firmas. En este caso, suelen estar relacionadas con la moda.

Una de las ciudades españolas que más apuestan por este tipo de proyectos es Palma de Mallorca, donde se llevó a cabo un showroom realizado el pasado 26 de abril por el diseñador británico Matthew Williamson. El diseñador, llamado “genio de la moda y el color”, es muy seguido por celebridades como Kate Moss. Esto ha hecho que, después de trabajar con marcas muy conocidas como Marni o Emilio Pucci, gane mucha reputación y a día de hoy tenga una propia firma de moda.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to site top