Descubre las ventajas del plato de ducha

Descubre las ventajas del plato de ducha

Las bañeras tienen cierto aire romántico; el cine está lleno de imágenes de bellas mujeres tomando un relajante baño con espuma, o de románticos baños a la luz de las velas. Pero lo cierto es que en el mundo real su uso no está tan extendido y son muchos los que prefieren la opción del plato de ducha.

Los motivos que podrían explicar esta cambio de tendencia son varios, pero quizá el más importante, tal como apuntan desde Jimten, sea el ahorro de espacio. Las bañeras quedan muy bonitas en la gran pantalla, pero en muchas ocasiones están dentro de grandes casas, que pueden permitirse el lujo de dedicar unos metros del cuarto de baño exclusivamente para este mueble. En la vida real, donde muchas personas viven en pisos de reducido tamaño, la ducha es la opción más sensata.

Amplitud

Al ahorrar espacio, las duchas crean un cuarto de baño que da la sensación de que es más amplio de lo que realmente es, ya que se encuentra incrustada en el suelo, por lo que, técnicamente, su instalación quitará pocos metros más de lo que perderíamos con las baldosas.

El único sitio que necesitaríamos reservar para ella es el de los mandos y la mampara. Sin embargo, en este último caso, podemos convertir la desventaja en ventaja y aprovechar ese elemento para colocar, por ejemplo, un pequeño mueble donde guardar los productos de higiene.

Comodidad

Al estar a nivel de suelo, las duchas son mucho más accesibles que las bañeras. Esto puede parecer un tema menor, pero es algo a tener muy presente cuando hablamos de gente mayor, que no presentan la misma movilidad corporal de alguien joven.

Otra de las ventajas es la mayor seguridad que ofrecen en cuanto a resbalones, algo que también hay que tener presente en un lugar que, inevitablemente, va a estar mojado. En este sentido, conviene apostar siempre por elementos antideslizantes cuando instalemos nuestro plato de ducha.

Rapidez

No cabe duda de que un baño caliente puede arreglar una mala jornada, pero en el día a día se suele optar por una ducha rápida, la mayoría de las veces después de despertarnos y antes de ir a trabajar, por lo que no es muy buena idea abrir el grifo de la bañera y esperar a que se llene.

Ahorro

En relación con esto, al tardar menos tiempo en utilizarlo, se produce un considerable ahorro de agua. Se estima que un baño (de unos 15 minutos) supone un gasto de 100 litros en la bañera, mientras que una ducha (5 minutos) son seis litros.

Este aspecto no está relacionado únicamente con la escasez del líquido elemento y la obligación de no desperdiciarla, sino también con el cálculo simple de que menos litros son menos euros a pagar cuando llegue la factura a final de mes.

Otro cálculo es, regresando al tema del espacio, que una bañera tarda más tiempo en limpiarse que una ducha. Además, lavar una superficie plana y cuadrada es más sencillo que hacerlo en una ondulada.

Las matemáticas no mienten, son muchas las ventajas de cambiar una bañera por un plato de ducha

1 Comment

  1. Yo soy de los que pasa bastante rato en la ducha. Me gusta escuchar música, podcast, etc… y tener un plato de ducha cómodo en el que pueda pasar 10 o 15 minutos al día me parece básico.

    Me han gustado mucho vuestras opciones.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to site top