¿Cuál es la importancia del mantenimiento industrial?

¿Cuál es la importancia del mantenimiento industrial?

La buena marcha de las empresas del sector industrial depende, muy especialmente, de la maquinaria que emplean en su día a día para producir. Por ello, conseguir que ésta se mantenga en un estado óptimo y siempre a punto para largas jornadas de trabajo es importante.

El mantenimiento industrial es precisamente esa labor necesaria de revisión y reparación de máquinas, equipos, instalaciones y espacios de trabajo que toda empresa del sector, independientemente de su especialidad, debe llevar a cabo si desea que sus procesos de producción se desarrollen con normalidad.

Mejor prevenir que curar

Las inversiones en mantenimiento industrial evitan problemas a largo plazo, como tener que hacer paradas de la producción innecesarias, solventar posibles averías y daños irreparables antes de que se produzcan, alargar la vida útil de la maquinaria y equipos y, muy especialmente, incrementar la seguridad de los trabajadores. Todos estos inconvenientes, cuando se llegan a producir, suponen importantes pérdidas de tiempo y dinero que muchas empresas no pueden soportar.

Por tanto, hacer un correcto mantenimiento industrial ofrece al empresario tranquilidad y seguridad, además de reducir costes. Y es que una reparación grave derivada de un mal mantenimiento supondrá un desembolso mayor que el destinado a las revisiones que la habrían evitado.

Cuáles son los tipos de mantenimiento industrial

Afortunadamente, existen empresas como Steknos, referente en el mantenimiento y servicios industriales, en las que las industrias pueden delegar esta imprescindible tarea. Gracias a especialistas en la materia que estarán pendientes, las revisiones se harán en tiempo y forma para adelantarse a cualquier incidencia.

Cabe destacar que existen varios tipos de mantenimiento industrial. Veamos cuáles son:

  • Preventivo: como su propio nombre indica, este tipo de mantenimiento industrial busca adelantarse a posibles problemas. Su finalidad es sostener en el tiempo y en un estado óptimo las máquinas, equipos e instalaciones, por lo que suele realizarse con cierta frecuencia y de forma planificada. Este tipo de mantenimiento evitará averías, brechas en la seguridad o fallos de gran magnitud.
  • Predictivo: como el anterior, también busca adelantarse al problema, pero de una manera diferente. Este tipo de mantenimiento industrial han de realizarlo equipos especializados con conocimientos específicos, pues en él se aplican herramientas muy concretas que miden determinadas variables, como la vibración, la presión o la temperatura, para determinar en qué estado se encuentran los aparatos. Según los resultados obtenidos, los expertos determinarán o predecirán posibles fallos.
  • Correctivo: en este caso, la actuación se realiza precisamente porque se ha detectado un error o fallo que hay que corregir o subsanar a la mayor brevedad. Este tipo de mantenimiento puede suponer, por ejemplo, la sustitución de partes o totalidad de máquinas o equipos, implicando una inversión imprevista y, si es pieza fundamental del proceso de producción, la parada del mismo.

Cuándo hacer el mantenimiento en la industria

Tras conocer los tipos de mantenimiento, la pregunta ahora es ¿cuándo hay que hacerlos? En el caso del correctivo, la respuesta es clara: en el momento en el que se detecte la avería. Para los otros dos tipos, el preventivo y el predictivo, la respuesta variará en función de cada caso.

La principal guía es siempre la legislación vigente, que establece para cada equipo y maquinaria cada cuánto tiempo es necesario realizar un mantenimiento, así como las inspecciones pertinentes.

En cualquier caso, el tipo de industria y la época del año también son determinantes a la hora de planificar con tiempo los mantenimientos. Por ejemplo, cuando se prevén paradas técnicas, periodos de vacaciones del personal, bajadas de producción o, justo lo contrario, antes de etapas de mucha actividad, serán fechas ideales para realizar estas labores preventivas. Lo mismo ocurre cuando el calor aprieta y puede provocar que los equipos se sobrecarguen.

Por tanto, asumir el mantenimiento como una labor imprescindible de las industrias ahorrará a éstas muchos problemas y gastos y mejorará su calidad.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to site top