¿CÓMO FINANCIAR LA REFORMA DE TU HOGAR?

¿CÓMO FINANCIAR LA REFORMA DE TU HOGAR?

Según diversos estudios, aproximadamente un 50% de los préstamos que se solicitan en España en la actualidad son para reforma de la vivienda. Una vivienda en propiedad acarrea unos gastos para adquirirla, donde se incluyen notarias, gastos para formalizar la hipoteca, organismos oficiales, etc.., pero no sólo eso. Una vez se encuentra en nuestra posesión esta generará más gastos de cara a seguir al corriente con pagos con la administración, mantenimiento corriente del hogar, u como no, reformas de decoración y/o mayores.

La financiación que suelen adjudicar las entidades financieras van desde los 500 a 60.000 euros para hacer reformas en el hogar. Por lo tanto, tendremos varias opciones para acceder a esa financiación. Tendremos varios puntos a tener en cuenta en función de la cantidad total y la rapidez con que necesitemos ese dinero. No es lo mismo una reforma que vamos a llevar a cabo porque queremos renovar el mobiliario de una habitación a una reforma que necesitemos porque se ha roto mobiliario o necesitemos de algunos accesorios para el hogar de forma inminente.

Tener una vivienda en propiedad no sólo supone una gran inversión a la hora de adquirirla, sino que durante todo el tiempo que se tenga habrá que seguir invirtiendo dinero en ella. Cambiar los muebles del salón, reformar el baño, modernizar la cocina… Son algunas de las necesidades más comunes que tienen las personas respecto a su vivienda, sin embargo, para dar el paso hay que pensárselo muy bien. Hacer obras en casa, por muy sencillas que sean, supone un gran gasto de dinero. Quizá te pueda interesar algunas reformas de éxito llegados a este punto o este otro sobre reformas en Málaga.

Ante esta situación, algunas entidades han creado productos específicos que cubren estas necesidades. Pero como norma general tenemos que poner especial interés, nunca mejor dicho, en varias cláusulas de nuestro préstamo o crédito, que van a marcar si estás accediendo a una línea de financiación buena o no.

CRÉDITO O PRÉSTAMO

El importe solicitado, la rapidez con la que lo necesitemos, periodo de devolución y el uso que le vamos a dar marcarán la decisión de si nos interesa o nos concederán uno u otro.

INTERESES

El porcentaje de interés puede variar en relación a factores como por ejemplo el dinero que se solicite o el plazo en el que se quiere devolver. La mayoría de los que están destinados a este fin suelen tener un interés a tipo fijo.

AMORTIZACIÓN

Una vez aceptados los tipos de interés que irán asociados a esta operación debemos ver cómo nos van a aplicar la amortización. Generalmente mediante una cuota fija que pagamos a nuestra entidad de crédito, pagaremos una parte de amortización y otra de interés. Es habitual que las entidades ofrezcan a sus clientes cierta flexibilidad a la hora de elegir el día del mes en el que quieren hacer el pago, así como el periodo de tiempo en el que lo quieren devolver. Como máximo ofrecen periodos de devolución que van de 8 a 10 años máximo.

COMISIONES

Las comisiones que suelen llevar incluidas este tipo de préstamos son las mismas que suele tener cualquier otro préstamo tradicional. La mayoría suelen contar con una comisión de apertura y otra de cancelación. Si se incluyen estas dos, en muchos casos, la de estudio queda exenta del pago, aunque esto es algo que puede variar de una entidad a otra. Además de estas comisiones, algunos bancos pueden imponer la condición de contratar otros de sus productos como puede ser un seguro de Hogar, para que el préstamo sea concedido.

REQUISITOS

Hay una serie de condiciones generales necesarias para obtener un préstamo que no suelen variar independientemente de cuál sea su fin.

Como norma los préstamos y créditos se concederán a personas mayores de edad y residentes en el territorio español. Debemos acreditarlo presentando DNI o Tarjetas de residencia. Además de cara a los estudios de riesgo que hacen las entidades para concedernos la financiación deberemos aportar ultimas nóminas, ultima renta o abales si nos lo exigieran, así como proformas y presupuestos o albaranes que justifiquen nuestro proyecto. También ten en cuenta otros productos que algunas entidades asocian a la concesión del préstamo solicitado, como por ejemplo seguros de vida, de hogar o tarjetas de crédito.

CRÉDITOS PARA TU REFORMA.

La diferencia entre préstamo y crédito normalmente es en función de importe solicitado y tiempo de devolución. Las condiciones de crédito son definidas por un importe mucho menor y por lo tanto se devuelve en un periodo inferior. Consulta en tu entidad las condiciones.

Si además tu necesidad de acceder a ese dinero es mucho mayor y lo necesitas prontamente también puedes consultar entidades de crédito rápido u online. Éstos suelen estar destinados a obras menos importantes o a pequeñas modificaciones del hogar como puede ser instalar una nueva caldera o poner ventanas nuevas, por ejemplo. Sin embargo, estos créditos pueden tener intereses mayores, lo que implicaría que el importe final a devolver sea mayor.

Lo mismo sucede de una entidad a otra. Cada una cuenta con diferentes condiciones en cuanto a intereses, comisiones o la obligación de contratar diversos productos. Para evitar pagar más de lo necesario es importante comparar los productos que ofrecen las distintas entidades.