¿Cómo proteger una nueva construcción de la lluvia?

¿Cómo proteger una nueva construcción de la lluvia?

Lo ideal sería prevenir que el agua pueda filtrarse en las paredes 

Cuando se trata de la pintura de exteriores tenemos que tener en cuenta que hay una diferencia con la pintura de interior, porque la de la fachada exterior tiene que ser una pintura muy resistente a la alcalinidad de las paredes y a los agentes atmosféricos.

En la tienda online de Pinturas Ydeco se pueden encontrar soluciones para impermeabilizar fachadas de cemento a las que hay que aplicar una pintura al agua de alta calidad, elástica y con resinas elastoméricas. 

Lo más importante cuando se trata de comprar pinturas es asegurarnos de que adquirimos algo que realmente se adapte a nuestras necesidades. Y en lo que concierne a proteger una construcción de la lluvia, hay que destacar la pintura hidrófuga (para repeler el agua) cuyo objetivo es evitar filtraciones de agua. Esa pintura hidrófuga tiene mucha elasticidad y su principal cometido es que se eviten filtraciones de agua desde el exterior de la superficie, y es que se trata de un compuesto muy resistente a la intemperie.

Las paredes se resienten si no se han impermeabilizado

El propósito no es embellecedor sino eminentemente práctico, como un tratamiento incoloro que evita la absorción del agua. No obstante al aplicar esta pintura conseguimos un doble objetivo; por un lado al tener mayor espesor que las pinturas tradicionales que se encuentran en el mercado, se utiliza para la hidrofugación de los materiales de los muros que son porosos como la piedra natural o artificial y el ladrillo, o incluso los revocos de hormigón, manteniendo así su aspecto natural. Y por otro hay que tener presente que contribuye a que la casa tenga un aspecto cuidado.

Cuestión de ahorro

Hay que tener en cuenta sin embargo que aunque la fachada esté impermeabilizada el agua es capaz de encontrar la más mínima fisura. Si protegemos la casa de esas filtraciones de agua que provocan humedades, lograremos una eficiencia energética que evite que el calor de la calefacción se pierda.

Otros detalles a valorar

Además de la aplicación de la pintura exterior adecuada, el tratamiento para proteger el hogar adecuadamente también pasa por detalles como revisar que las juntas entre ladrillos y piedra o cemento estén cubiertas, que las esquinas no presenten grietas, que las juntas de dilatación estén protegidas con masilla selladora o que los canalones no tengan atascos ni fugas. 

Sanear la fachada y darle un tratamiento

Y es que podemos haber hecho un magnífico trabajo impermeabilizando con la pintura adecuada la fachada pero si esta presenta una fisura, el agua encontrará la manera de pasar por ella. Podemos solventarlas aplicando en la fisura pastas o morteros adecuados a las características de esa pared concreta, de los que hay que estar pendiente y renovar cada cierto tiempo. O también puede ocurrir que no haya fisuras pero que si los materiales no están correctamente impermeabilizados, se vuelvan muy porosos y actúen como una esponja absorbiendo el agua de lluvia y haciendo que la humedad se transmita al interior de la vivienda.

Preservar el valor del inmueble

También hay productos impregnantes que están especialmente indicados para proteger paredes de ladrillo, piedra, bloques de hormigón o cualquier otro material que sea poroso y pueda actuar como un absorbente de la humedad. Otra ventaja de estos productos es que pueden tanto impermeabilizar como evitar la aparición de musgo en la fachada.

En definitiva, la clave está en la prevención evitando que el agua pueda filtrarse en paredes y muros aplicando tratamientos de acabado impermeabilizado; y recordando siempre que los muros deben estar limpios para que el tratamiento funcione. 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to site top