bombero en incendio tendiendo la mano

¿Cómo evitar incendios en casa?

Posiblemente no esté considerado como uno de los factores habituales de accidentes en el hogar, pero los incendios en casa pueden ocurrir de manera espontánea e, incluso, sin que existan aparentes indicios de que puedan ocurrir.

La mejor manera de prevenir riesgos o, mejor dicho, de mitigar al mínimo cualquier efecto que pueda tener, es estar cubiertos. Y en ese caso, el mejor consejo es optar por un buen seguro incendio vivienda, que estará incluido dentro de un seguro de hogar convencional, y si es posible que cubra todo lo relacionado con mobiliario y aparatos electrónicos.

No obstante, evitar que la casa termine en un incendio es lo principal y para ello hay muchos consejos e incluso hábitos diarios que pueden asegurar que eso no ocurra.

Consejos importantes para prevenir incendios en casa

Proteger a la familia, siempre

Mantener a los niños alejados, priorizar los conceptos abiertos para tener mayores opciones de salida en caso de que ocurra, e incluso tener productos específicos como un buen seguro de accidentes, pueden ser factores definitivos para proteger a la familia, que es lo más importante en esta clase de situaciones.

Hacer mantenimiento y vigilancia

Para prevenir que estas situaciones desafortunadas ocurran, lo mejor que se puede hacer es estar pendientes del funcionamiento de los equipos que pueden provocarlos. Y en caso de ser necesario, realizar mantenimientos o incluso reemplazos.

Eso implica hablar de las chimeneas, de los sistemas de calefacción -e incluso, de climatización-, y en general, de todos los productos y equipos que funcionan con electricidad.

Instalar equipos que permitan monitorizar

Nada mejor que una alarma de prevención de incendios para estas situaciones. Algunas empresas aseguradoras las incluyen dentro de sus planes de protección del hogar, lo que puede resultar mucho más conveniente y económico, porque se incluye todo dentro de una misma cuota, y porque la instalación y mantenimiento corren a cargo de profesionales.

El uso de cámaras así como artículos de domótica también aportan cierto grado de seguridad a nuestros hogares.

tablet para monitorear la casa

Evitar incendios en casa es cuestión de hábitos

En ocasiones, sin embargo, proteger una casa no implica más que cambiar varias maneras típicas -e incorrectas, tal vez- de hacer las cosas en el día a día.

Hacer un uso inteligente de los enchufes

Las conexiones eléctricas -también, hechas de forma incorrecta- son tal vez una de las fuentes más comunes de cortocircuitos y sobrecargas en el ámbito doméstico. Aunque aparentemente no veas ningún peligro, lo más inteligente es no sobrecargar las conexiones eléctricas y hacer un uso moderado de las mismas.

Eso implica no conectar más de un equipo en cada conexión, y en caso de ser equipos con un gran consumo en poco margen de tiempo, como el microondas, las planchas, los secadores de cabello, que trabajan con resistencias, dejarles un espacio dedicado, y de ser posible, con una protección eléctrica independiente.

Desconectar y cerrar lo que no se usa para evitar incendios en casa

Las conexiones de gas y las conexiones eléctricas son las dos fuentes de incendios potenciales en un hogar. Por eso, cuando se desconectan o se cierran, se eliminan radicalmente los riesgos de sufrir un incendio.

Aunque no es habitual, y a muchas personas les pueda parecer un engorro, tener el hábito de cerrar las conexiones de gas cuando no se están utilizando, o mejor dicho, solo abrirlas cuando se quiera cocinar o se vaya a utilizar un aparato de gas como puede ser la calefacción, esto puede marcar la diferencia. De la misma manera ocurre con los aparatos eléctricos y las conexiones en general, lo mejor es desconectarlas mientras no se estén utilizando.

Utiliza productos de menor riesgo

Ya dentro de la construcción, la arquitectura y la planificación de espacios, un hábito inteligente consiste en cambiar las bombillas incandescentes por otras de menor consumo. Estas últimas son prácticamente inofensivas en caso de cortocircuitos y propagación de “chispas”. La misma situación ocurre con algunos objetos de vidrio, que con los rayos del sol o incluso con un reflejo de otros elementos -por ejemplo, los metales- podrían ocasionar un incendio espontáneo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar