cesta de mimbre con rosas secas

Cómo decorar una cesta de mimbre con flores secas

Una cesta de mimbre con flores secas son el detalle perfecto para cualquier ocasión. Cumpleaños, día de la madre, la celebración de un nacimiento o la despedida de un ser querido. La fecha más especial en el calendario es San Valentín, ese día la mayoría de la población pasará por una floristería a comprar ramos de flores para enamorados.

¿Qué hacer con las flores después del 14 de febrero?

Pero aunque tradicionalmente regalarse flores se le atribuía a los enamorados, hoy en día San Valentín es la celebración del amor en general, de hermanos, amigos, de padres a hijos o viceversa. Por eso, una vez que pasa el día, nos encontramos en una misma casa con más de un ramo de hermosas rosas. Y aunque a todos nos encantaría que el aroma y el color de las rosas decorarán eternamente nuestros hogares, todos sabemos que las flores naturales no son perennes.

Sin embargo hay una manera para sacarle provecho a los ramos de los enamorados, para que simbolice con más fuerza el amor incondicional, y continúen sirviendo como objeto decorativo: las flores secas.

¿Cómo preparar las flores para una cesta de mimbre con flores secas?

Prolongar la vida de las flores naturales se realiza con una técnica muy sencilla. Hay varias maneras de obtener una flor seca, utilizaremos unas u otras dependiendo del resultado que queramos obtener.

Prensadas. Esta técnica suele usarse con flores pequeñas u hojas sueltas. Con la que se conseguirá que la flor se seque prensada en el interior de un libro, a la vez que perderá su tridimensionalidad quedándose totalmente lisa.

Al aire libre. Es la técnica más usada, ya que mantiene el volumen de las flores. Para secar la flor, hay que atar el tallo a una cuerda y dejarla colgando boca abajo en una estancia oscura y seca, para que vaya perdiendo la húmedad. Tras un par de semanas nuestras flores estarán secas, y con un poco de spray fijador conseguiremos preservar más tiempo la flor.

jarrón con flores secas

Ideas para decorar con flores secas

Una vez tenemos las flores secas, solo queda usarlas como elemento decorativo. Con las flores se pueden hacer pequeñas composiciones o collages a modo de cuadro, para decorar las paredes. Para elaborar estas piezas florales, se suele usar la técnica del prensado ya que nos permite hacer el collage antes de prensarlo y una vez seco solo hay que enmarcar el resultado.

Pero la decoración más habitual con flores secas son las cestas de mimbre. Es un proceso sencillo y cuyo resultado aportará un toque de calidez y sofisticación en las estancias donde se coloquen. Como centros de mesas, en la cocina, el dormitorio o en el baño. Podremos ubicarlas en cualquier espacio con la única condición de que los colores de las flores hagan juego y armonicen con los demás elementos de la habitación.

Para la crear las cestas solo se necesitará de una cesta de mimbre, las flores secas al aire libre (para que conserven su forma original) y un almizcle sintético. Se introduce el almizcle en el interior de la cesta, con un grosor de 1cm aproximadamente, que servirá de soporte. A continuación comienza la parte más creativa, comenzaremos a colocar las flores de la manera que más nos guste. Una buena opción es combinar las flores secas con otro tipo de elementos naturales como ramitas, semillas de árboles, piñas, etc.

Ahora más que nunca está de moda reutilizar y dar una segunda vida a los objetos. La decoración con flores secas, con ramos de momentos tan especiales, son unas de las maneras más originales, creativas y emotivas de prolongar ese regalo eternamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar