planos de casa en 3d

Cómo aislar tu casa de forma rápida y sostenible

Las casas y edificios, sobre todo los más antiguos, han de acometer un plan para mejorar su aislamiento térmico y por tanto su eficiencia energética y mejorar la temperatura. Hasta hace algunos años la única vía era emprendiendo una obra pero a día de día está demostrado que lo más práctico es la técnica del aislamiento insuflado porque es un método rápido, limpio y sin necesidad de obras, generando también menos residuos. El cómo aislar tu casa define las ventajas de tu futuro.

Eficacia y mejora constructiva

El aislamiento térmico sin obra es una solución muy sencilla: se rellena de aislante la cámara térmica de la fachada a través de unas pequeñas perforaciones de tan sólo 14 milímetros que se tapan posteriormente sin dejar ni rastro. 

Es incluso una solución ecológica si lo dejamos en manos de Supafil ya que su aislamiento térmico consiste en lana mineral compuesta de vidrio reciclado y arena; y al no requerir obra se hace de una manera muy rápida ahorrando mucho tiempo de ejecución lo que supone una gran ventaja competitiva en comparación con otros sistemas de aislamiento tradicionales. 

La idea es reducir el consumo energético

Con un aislamiento continuo, contribuimos a la eficiencia energética al garantizar la máxima hermeticidad, reduciendo el impacto medioambiental. Estas actuaciones en materia de sostenibilidad energética tienen como punto fuerte evitar humedades en paredes y techos, así se evita la condensación de humedad en el invierno, principalmente en espacios como la cocina o el baño. 

Olvidarse del frío en invierno al evitar que se escape el calor del interior no solo ayuda a rebajar los costes en calefacción, sino a poner freno al calor que se cuela en verano bajando la temperatura del interior. De esta forma, reducimos la necesidad de aire acondicionado y creamos así un clima más acogedor en cualquier época del año con un modelo que es sostenible y eficiente, algo que es cada vez más valorado. 

De este modo, aislamos el hogar y comenzamos además a ahorrar en la factura que es algo necesario para satisfacer las demandas de muchos ciudadanos en el momento actual, ya que la electricidad no es barata precisamente. Se trata por tanto de una innovación que supone un cambio que ha llegado para quedarse en una sociedad concienciada que exige medidas cada vez más respetuosas con el medio ambiente.

imagen de bombillas sobre césped

Mayor confort reduciendo la factura eléctrica y el ruido

Se consigue una mejora del medio ambiente al hacer un uso racional de la energía mientras se logra una temperatura interior agradable al mejorar la envolvente térmica del muro pero también paralelamente se consigue un aislamiento acústico que reduce los molestos sonidos que vienen del exterior o del ruido de espacios interiores que están anexos al hogar. 

Este método es además altamente resistente y por tanto duradero en el tiempo, de manera que la inversión resulta rentable aunque es difícil calcular el tiempo de retorno de la inversión porque depende de las características de cada finca.

Proporcionar una agradable sensación aislando tu casa

Otras acciones que contribuyen al mayor confort y eficiencia energética en los hogares y que se pueden acometer paralelamente para un mayor resultado son sustituir el sistema de calefacción por uno más eficiente, el cambio de la iluminación por luces led, o la instalación de filtros solares en los cristales que contribuyan también a ese aislamiento térmico. 

Hemos de asegurarnos de que las puertas y ventanas del hogar contribuyen igualmente a ese aislamiento porque quizás hayan de ser también rehabilitadas para evitar pérdidas de la temperatura que hemos logrado en el interior. Nuevas posibilidades en pro de reducir los gastos en facturas y contribuir con el cambio climático. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar