POR QUÉ LA BOMBA DE CALOR ES EL SISTEMA MÁS EFICIENTE

POR QUÉ LA BOMBA DE CALOR ES EL SISTEMA MÁS EFICIENTE

A la hora de elegir el mejor sistema de climatización para nuestro hogar, hemos de tener en cuenta muchísimas variables para hacernos con la opción que nos reporte mayores ventajas. Aunque no existe un único sistema que sirva a todos por igual, lo cierto es que hay determinados equipos y tecnologías que condensan toda una serie de ventajas que resultan muy interesantes, tanto en cuestión de eficiencia como del ahorro en el hogar. Sin duda, en temas de eficiencia, la bomba de calor se erige como el más ventajoso respecto a otros sistemas, ya no sólo en términos de aire acondicionado sino también en cuanto a calefacción y agua caliente sanitaria.

¿Cómo funciona la bomba de calor?

La bomba de calor aerotérmica hace uso de la energía del aire para proporcionar tanto aire frío como caliente al interior de una vivienda. La bomba de calor contiene un fluido refrigerante que circula a través de un circuito cerrado y que, cuando la bomba se conecta, ésta empieza a aspirar el aire del exterior, pasando por un evaporador donde está situado el fluido. El fluido absorbe el calor del aire y cambia de estado líquido a vapor, pasando al exterior de nuevo a una temperatura inferior a la que se absorbió en un primer momento.

Dentro de la bomba de calor, el fluido en estado gaseoso a baja presión sube de temperatura y, al pasar a través del condensador, su energía se traslada al aire, que pasa al interior de la habitación en cuestión. Este ciclo sucede de forma constante para proporcionar calor a tu hogar; el valor añadido es que las bombas de calor reversibles pueden funcionar también como aparatos de aire acondicionado, de modo que un único sistema te sirve para tener las condiciones de temperatura óptimas durante todo el año, además de agua caliente sanitaria.

Gracias a este trasvase de energía térmica, podemos disponer de la temperatura ideal de una manera eficiente… ¡y económica!

Ahorra energía con la bomba de calor

Apostar por tecnología de vanguardia como la bomba de calor implica apostar por tecnologías que no sólo nos aportan las condiciones de temperatura que deseamos para nuestro hogar, sino que también lo logran de una manera que suponga un impacto menor para el medio ambiente. En este caso, partimos de la base que estamos empleando una fuente de energía renovable como es el aire para dotar a nuestro hogar de la mayor parte de la energía necesaria para la climatización (hasta un 80% de la energía empleada por la bomba de calor proviene del aire). Existen sistemas basados en bombas de calor cuyo COP (coeficiente de rendimiento) supera el 5, cuando el de un sistema de calefacción eléctrico convencional tiene un 1. Ese ahorro tan importante del 80% que obtenemos puede incluso verse aumentado cuando en un hogar optar por combinarlo con sistemas como paneles solares.

control-bomba-calor

Apostando por la bomba de calor

Si bien no todos los climas son capaces de soportar la bomba de calor de forma eficiente (en países donde las condiciones ambientales son muy extremas, con temperaturas muy elevadas o muy bajas, depende qué tipo de bomba de calor no logrará obtener el rendimiento deseado), en aquellos lugares donde las temperaturas están algo más equilibradas se consiguen unos resultados estupendos a través de este sistema, que reúne climatización y agua caliente sanitaria y que es apto para su integración en otros sistemas de calefacción ya existentes.

Sin duda alguna, la bomba de calor es una alternativa sumamente recomendable a otros sistemas que utilizan combustibles como el gas o el gasóleo, incluso como alternativa a sistemas que requieren un suministro total de electricidad para funcionar. El sistema basado en la aerotermia no sólo supone un rendimiento excelente, sino que nos facilita el ahorro de energía, algo que notaremos en la factura de final de mes, y también nos proporciona otras ventajas a nivel de mantenimiento. Y es que la instalación no supone apenas costes de mantenimiento; además, que su ubicación esté situada en el exterior nos supone un ahorro de espacio considerable.

 

La bomba de calor, además de ofrecer una amplia gama de soluciones asociadas (desde la instalación de suelos radiantes hasta el uso de radiadores y fan coils), también dispone de la posibilidad de conectarse a paneles solares tal y como explicábamos antes, y así hacer un consumo aún más eficiente de la energía a través de las renovables, logrando unos excelentes resultados para nosotros, los consumidores, sin necesidad de provocar un impacto que nos afecte medioambientalmente.

Back to site top